El castillo real de Bobolice

Cabecera Bobolice

El pequeño pueblo de Bobolice, en la región natural del Jura Polaco (Jura Krakowsko-Częstochowska), alberga una de las joyas medievales de Polonia: un hermoso castillo construido en el siglo XIV por el rey Casimiro III el Grande (Kazimierz III Wielki) a fin de proteger la línea fronteriza de su reino. Su majestuosidad se ve acrecentada al estar rodeado de un hermoso bosque.

Breve historia

La fortaleza ocupa el lugar donde anteriormente hubo un fortín de madera. El rey Casimiro III ordenó su construcción para proteger el flanco suroeste de la frontera de la región de la Pequeña Polonia (Małopolska) lindante con el reino de Bohemia, que en aquel momento dominaba Silesia, junto con la espectacular fortaleza de Ogrodzieniec o el cercano Mirów. Así, la profusión de recintos fortificados (unos 35, más varias pequeñas atalayas), ha hecho que se haya creado la Ruta de los Nidos de Águila en el Jura Polaco. La región, rica en roca caliza, fue durante el medievo el escenario idóneo para la construcción de fortalezas al contar con abundante materia prima.

Bobolice MLA 2

La ubicación del castillo en un risco calizo – Foto: Mario Lozano

A pesar de ser de construcción regia, el castillo pasó a manos nobiliarias en 1370, cuando Luis I de Anjou, nuevo rey de Polonia, lo cede a los Duques de Opole. Esta será la primera de una larga sucesión de hasta ocho familias que lo llegaron a tener como residencia.

La suerte de Bobolice empezará a torcerse a finales del siglo XVI. En 1587, Maximiliano III de Austria invade Polonia, destruyendo el castillo, el cual fue reconstruido por sus propietarios, la familia Krezowie. No duró mucho el nuevo edificio, ya que volvió a ser arrasado durante la invasión sueca de 1655-1670 (el Diluvio), tras lo cual quedó en ruinas y olvidado. El pobre estado del edificio era tal en 1683 que Jan Sobieski, teniendo que pernoctar en el lugar cuando iba a Cracovia, se vio en la necesidad de dormir en una tienda entre los restos.

El castillo permaneció en ruinas hasta que en 2007 la familia Lasecki, sus actuales propietarios, decidió su reconstrucción, la cual fue en su día algo controvertida. El enclave es visitable por el módico precio de 15 zł, aunque solo una pequeña parte de su interior es accesible y la mayor parte del mobiliario no es de la época. Cerca de la puerta de la fortaleza existe un restaurante y un hotel promovidos por la familia propietaria.

Arquitectura del castillo

Ubicado en lo alto de una peña de 360 metros de altura, el castillo cuenta con una planta irregular destinada a aprovechar al máximo el espacio disponible. La única puerta de acceso se abre al sureste, accesible mediante un puente colgante construido sobre un foso seco. De ahí se accede al patio inferior, desde el cual se pasa a la fortaleza superior mediante una escalera ceremonial. El conjunto residencial se encontraba en el lienzo sureste de la fortaleza superior, como se puede observar en los dos pisos de ventanas rectangulares alineadas entre la torre sureste y la del homenaje, erigida en el punto más alto de la peña.

Bobolice MLA 1

Vista del castillo desde el ángulo sureste – Foto: Mario Lozano

Leyendas

Como no podía ser de otra manera, el castillo está dotado de leyendas folclóricas que ennoblecen su larga historia. Se dice que está habitado por un fantasma, la Dama Blanca (Biała dama), una pobre chica que fue raptada y encarcelada en la fortaleza por su tío, un miembro de la familia Krezowice, en el siglo XV.

La segunda leyenda habla de dos hermanos gemelos, cada uno de los cuales poseía un castillo: uno el de Bobolice, y el otro el de Mirów. Su relación era tan buena que decidieron construir un túnel que uniese ambos castillos -están separados por unos dos kilómetros- para poder conversar juntos lejos de miradas indiscretas. Con el tiempo, amasaron una gran fortuna que guardaron en dicho pasadizo. Uno de los hermanos volvió de una guerra con una hermosa cautiva. Sabiendo que su gemelo se había encaprichado de ella, la encerró en el túnel donde guardaban sus tesoros; sin embargo, la joven no estaba sola, ya que estaba siempre vigilada por una pérfida bruja. Una noche de Sabbath, la hechicera partió al aquelarre dejando a la muchacha sola. El otro gemelo, aprovechando la circunstancia, bajó al túnel para pasar la noche con su amada, con tal mala suerte que su hermano los sorprendió, matando a ambos en el lugar. La leyenda dice que su espíritu aún vaga por el túnel, y que el tesoro aún aguarda escondido en algún lugar entre los castillos.

En definitiva, el lugar resulta pintoresco y merece la pena visitarlo, aunque en su interior la reconstrucción y la elección de algunos elementos del mobiliario no haya sido la más adecuada desde el punto de vista histórico. Sin embargo, el castillo se ha convertido en un atractivo turístico para la zona, demostrando que merece la pena invertir en patrimonio para dinamizar el ámbito rural.

Bobolice MLA 3

El castillo se encuentra rodeado por el denso bosque del Jura Polaco.

Si deseas citar este artículo, puedes utilizar esta fórmula:

LOZANO ALONSO, Mario. “El castillo real de Bobolice“, en Cultura Polaca en Español (blog). Publicación: 22/08/2019. Consultado el [añadir fecha]

Yo en LalibelaSobre el autor: Mario Lozano Alonso es un historiador leonés al que le apasiona la cultura polaca, especialmente su rica historia y sus tradiciones artísticas. También puedes seguir sus investigaciones sobre Etiopía en su web reinodeaksum.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.