80 años del pacto Molotov-Ribbentrop: el cuarto reparto de Polonia

Cabecera Molotov-Ribbentrop

El 23 de agosto de 1939 marca una de las fechas más infames de la historia, ya que fue el día en que se firmó el pacto Molotov-Ribbentrop entre la Alemania Nazi y la Unión Soviética para dividirse Polonia e instaurar sendas áreas de influencia en Europa Oriental. La efeméride fue declarada en 2009 por el Parlamento Europeo como el Día Europeo de Conmemoración de las Víctimas del Estalinismo y el Nazismo.

Moskau, Stalin und Ribbentrop im Kreml

Stalin y Ribbentrop en el momento de la firma del tratado. Fuente: Wikimedia.

Aunque ideológicamente la Alemania Nazi y la Unión Soviética eran absolutamente antagónicas, en las postrimerías de la II Guerra Mundial ambas potencias comenzaron una serie de encuentros secretos a fin de alcanzar un acuerdo de paz. En el caso alemán, se daba por hecho que la guerra con Francia y Gran Bretaña estaba a punto de comenzar, por lo que el bloqueo inglés haría imposible el abastecimiento de las materias primas necesarias para la industria alemana; así, la cúpula del nazismo concibió la posibilidad de obtenerlas del lado ruso, para lo que sería necesario alcanzar algún tipo de tratado con la odiada URSS. Por otro lado, si se aseguraba la paz entre ambas potencias, Alemania se garantizaba que la única amenaza por su frente oriental sería el ejército polaco, lo que le permitiría emplear todas sus tropas en el decisivo frente occidental.

Las negociaciones del tratado de no agresión germano-soviético se realizaron en secreto, a sabiendas de que cualquier acercamiento público entre ambos estados podría provocar malestar entre los más acérrimos nazis y comunistas. En mayo, Stalin dio el paso definitivo al sustituir a su ministro de exteriores, Litvinov, por Molotov, a fin de congraciarse con los nazis, a quienes le desagradaba negociar con el anterior ministro por su condición de judío.

El tratado garantizaba que ambas potencias no se declararían la guerra, y se aseguraba la neutralidad de ambas en caso de que alguna de las partes fuese víctima de una declaración de guerra por un tercer país. Los puntos que se negociaron incluían otros aspectos, entre ellos el económico. El 19 de agosto de 1939 se firma el acuerdo germano-soviético de crédito, por el que Stalin obtenía de Alemania un crédito de 200.000.000 de marcos imperiales para adquirir maquinaria y bienes de equipo alemanes.

Mientras los soviéticos  negociaban con los nazis, tenían sobre la mesa otro tripartito con Gran Bretaña y Francia en el que se valoraba una posible alianza ente los tres poderes en caso de que comenzase una guerra, a pesar de los recelos de los polacos, que temían que si los soviéticos entraban a combatir en su territorio nunca lo abandonarían.

Dicho tratado tripartito nunca llegó a firmarse, ya que el 21 de agosto, los alemanes propusieron a Stalin un protocolo secreto que establecía sendas zonas de influencia nazi y soviética en Europa Oriental. Satisfecho, el líder soviético abandonó los contactos con galos y británicos e invitó al ministro de exteriores alemán a firmar el tratado en Moscú. Ribbentrop llegó a Moscú el 23 de agosto, siendo recibido por Stalin, quien firmó frente al alemán el tratado.

Molotov–Ribbentrop_Pact_(German_copy)

La copia alemana del tratado. Fuente: Wikimedia.

El protocolo secreto, que no sería hecho público hasta el final de la II Guerra Mundial, cuando la derrota nazi reveló lo sucedido, establecía que la República Polaca sería divida entre Alemania y la URSS, siendo la línea divisoria los ríos Vístula, dividiendo la capital polaca en dos. Finlandia, Estonia y Letonia pasaban a formar parte de la esfera de influencia soviética, mientras Lituania pasaría a estar dentro de la esfera alemana. Besarabia, controlada por Rumanía -aliada nazi- pasaba a integrarse en la URSS como la República de Moldavia.

La noticia de la firma del tratado de no agresión se hizo pública al día siguiente, provocando estupor en la mayoría de las cancillerías del mundo. Japón mostró su malestar a su aliado alemán, con el que había firmado el pacto Antikomintern de 1936.

Gran Bretaña reaccionó firmando el 25 de agosto una alianza militar con Polonia, lo que obligó a Hitler a retrasar la invasión del país eslavo del 26 de agosto, fecha en que estaba prevista, al 1 de septiembre. El comienzo de la II Guerra Mundial era cuestión de días.

Una vez comenzada la invasión de Polonia, habrá cambios en la división del territorio de Europa Oriental: finalmente, once días después de la invasión soviética de Polonia (17 de septiembre de 1939), se acuerda que Lituania sea anexionada por la URSS, a cambio de que el territorio alemán se extienda desde el Vístula hasta el río Bug.

División de Polonia

Los cambios fronterizos en el Pacto Molotov-Ribbentrop. Fuente: Wikimedia

El tratado continuó vigente hasta el comienzo de la Operación Barbarroja, el 22 de junio de 1941, cuando Hitler lanzó su invasión de la URSS. La Unión Soviética negó la existencia de los protocolos secretos hasta 1989, a pesar de que la copia alemana de los mismos había sido hallada en Berlín en 1945.

Las motivaciones de Stalin para firmar dicho acuerdo fueron de diversa índole: los historiadores más cercanos al Kremlin, como E. H. Carr, defendieron en su día que el pacto fue necesario para que la URSS pudiera prepararse ante la inminente invasión alemana, aunque dicho autor posteriormente cambió su planteamiento a la idea de que Stalin quería evitar a toda costa un enfrentamiento con Hitler. Suvorov, por su parte, indica que el plan de Stalin era permanecer al margen de la inevitable conflagración en la que las potencias capitalistas debían desangrarse.

Sea cuales fueran las motivaciones rusas, sin duda fue importante el revanchismo soviético sobre Polonia, cuya victoria de 1920 dolía aún en la memoria colectiva de la URSS. Aunque el propio Putin dijera en su día que el tratado fue inmoral pero un mal necesario, no cabe duda que implicó la participación soviética en la terrible invasión alemana de Polonia, que a partir de entonces perdió para siempre su frontera oriental (Kresy), mayoritariamente habitada por ucranianos y bielorrusos, y la ciudad de Lwów (hoy Lviv, en Ucrania), uno de los principales centros culturales polacos. Sobre los crímenes cometidos por los soviéticos durante la ocupación del país hablaremos en futuros artículos.

 

 

 

 

Un comentario en “80 años del pacto Molotov-Ribbentrop: el cuarto reparto de Polonia

  1. Pingback: El incidente de Gleiwitz, preludio de la II Guerra Mundial | Cultura Polaca en Español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.