Navidad

Mikołajki

Mikołajki, anunciando la Navidad

San Nicolás es un santo estrechamente ligado con la idea de Navidad. El día de su festividad, el 6 de diciembre, los polacos suelen recibir pequeños regalos en una jornada festiva que anuncia la proximidad de las fiestas navideñas.

El 6 de diciembre, Polonia celebra la primera festividad vinculada a la Navidad, Mikołajki (Nicolasitos, traducido al español). El país, ya inmerso en el Adviento, aprovecha la conmemoración del obispo San Nicolás de Bari para recordar una de las actividades que realizaba este santo de Myra, en la actual Turquía, quien repartió su fortuna entre los pobres de su ciudad cuando estos dormían.

Asi, la noche del 5 al 6 de diciembre, los niños polacos reciben bajo sus almohadas pequeños regalos o dulces. Esta tradición era especialmente popular durante la Edad Media y la época de la Mancomunidad, cuando los niños se disfrazaban de obispos y pedían limosnas para los pobres, de donde viene el nombre de Nicolasitos.

Como curiosidad, durante la época comunista se intentó sustituir la figura de San Nicolás por la de Dziadek Mróz (Abuelo Escarcha), una copia de la figura folclórica del Ded Moroz ruso, a fin de limitar la influencia de la Iglesia Católica y crear vínculos ficticios con las tradiciones rusas.

Szopki

Szopki krakowskie, los belenes de Cracovia

Los belenes de Cracovia (Szopski krakowskie, en singular Szopka krakowska) han sido declarados recientemente Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una de las tradiciones belenísticas más interesantes de Europa Central, y una de las señas de identidad de la Navidad polaca.

La tradición de representar belenes vivientes (Jasełka) en Polonia se remonta a los siglos XIV-XV, llegando al país provenientes de Italia. En el siglo XIX, los artesanos cracovianos empezaron a crear belenes con el fin de ganar un dinero extra en Navidad. Pronto ganaron mucha aceptación entre el público, que incluso los llevaba por la ciudad cantando villancicos.

Szopka

La Szopka representa el momento de la Natividad, pero en lugar de ubicarlo en un establo, se usa un marco arquitectónico inspirado en los principales edificios de Cracovia. Generalmente el elegido es la iglesia de Mariacka, pero también puede ser la Barbacana o el castillo de Wawel, aunque muchas veces el edificio elegido es pura fantasía.

Los materiales empleados son madera y cartón, aunque los más elaborados pueden emplear vidrio e incluso aluminio. Cada composicion es diferente, combinando arcos góticos con arcadas renacentistas o torres barrocas coronadas con el águila polaca y la bandera. Las figuras que incluyen, además de la Sagrada Familia, suelen ser un judío (un rabino), la Muerte, figuras legendarias de Cracovia (el Dragón de Wawel o Lajkonik, entre otros) o incluso políticos polacos.

Tras la independencia polaca de 1918, la tradicion resurge con fuerza. En 1937, el gobierno polaco decidió crear el primer concurso de constructores de szopka a fin de estimular la creación de verdaderas piezas de arte navideñas. Algunas de ellas se exhiben en el Museo de Historia de la ciudad.

Las Szopki se han convertido en una de las señas de identidad de la ciudad. No se producen en ningún otro lugar del mundo, y se pueden adquirir como souvenir. Los mercadillos navideños y la mayor parte de los comercios de la ciudad suelen exhibirlos en sus vitrinas, ya que se han convertido en uno de los emblemas de la Navidad polaca.

Cabecera Kolędy

La Navidad es una de las fiestas más arraigadas en Polonia, dada la gran mayoría de la población que se declara católica. Como no podía ser de otra manera, los polacos cuentan con una tradición de villancicos locales tan interesante como las de otros países de Europa.

La tradición del villancico y de las pastoradas polacas tiene sus raíces en la Edad Media, contando hoy en día con numerosos ejemplos locales y también de traducciones de  villancicos importados. Dada la extensión del tema a tratar, aquí ofreceremos una selección de aquellos más relevantes, ya que han llegado hasta nuestros días más de 500 villancicos polacos.

El villancico polaco más antiguo que se conserva es Zdrow bądź, krolu anjelski (Ave, rey de los Ángeles), cuya letra aparece en un libro recopilatorio de 1424 de sermones del monje cisterciense checo Jan Štěkna, quien fue confesor de la reina polaca Jadwiga y había fallecido en 1407 en Cracovia. Dicho texto, que no contaba con anotaciones musicales, fue recuperado en el siglo XIX en la biblioteca Załuski, que en aquel momento los rusos habían robado e instalado en San Petersburgo, por Alexander Brückner. La canción original probablemente fuese checa, siendo traducida por el propio Štěkna, quien fue profesor de Teología en la Universidad de Cracovia y era más conocido por la versión polaca de su apellido, Szczekna.

En los siglos XVII y XVIII se escriben numerosos villancicos. Un buen ejemplo es Mędrcy świata, Monarchowie (Los Reyes Sabios), cuya letra escribió Stefan Bortkiewicz y al que, ya en el siglo XIX, el sacerdote Zygmunt Odelgiewicz (1820-1899) añade la melodía con la que se le conoce hoy. El villancio narra la adoración de los Reyes Magos relatada en Mateo 2, 1-12.

Lulajże, Jezuniu (Duérmete, Jesusito) tiene sus raíces en el siglo XVII, aunque su primera versión se ha hallado en un manuscrito del archivo archidiocesano de Poznan de 1705. Desde entonces, se ha constatado su presencia en numerosos cantorales y textos escritos. Su popularidad es inmensa, hasta el punto de que el propio Chopin usó su melodía al incluirla en su scherzo en B minor, Op. 20.

Gdy śliczna Panna (Cuando la Señora hermosa) es un villancico anónimo cuyas primeras versiones fueron publicadas en el siglo XVIII. La versión más antigua se encuentra en la Biblioteca Jaguellónica de Varsovia. Fue especialmente popular en los monasterios femeninos.

Bóg się rodzi (Dios ha nacido) fue compuesto por Franciszek Karpiński por encargo de la duquesa Izabela Czartoryska de Lubomirska alrededor de 1790, sin que haya acuerdo entre los expertos en la fecha o el lugar exacto.

Gdy się Chrystus rodzi (Cuando nace Cristo). Recopilado por primera vez en 1843 en la obra Pastorałki i kolędy z melodiami  (Pastoradas y villancicos con melodías) de Michał Marcin Mioduszewski, es una obra anónima de gran antigüedad.

Wśród nocnej ciszy (En el silencio nocturno). Compuesto a caballo de los siglos XVIII y XIX, aparece recogido por primera vez en la recopilación de villancicos de Mioduszewski de 1843. Suele cantarse en la Misa del Gallo.

Dzisiaj w Betlejem (Hoy en Belén). De autor y orígenes desconocidos, aparece registrado por primera vez en una recopilación de villancicos escrita por el P. Siedlecki en 1878. Su popularidad es tal que incluso existe una versión bielorrusa y otra ucraniana.

Ya en los siglos XIX y XX se producirán nuevas composiciones que adquirirán gran popularidad, encuadrándose dentro del villancico contemporáneo. Sin embargo, eso merecería una entrada aparte, por lo que, de momento, no los abordaremos en este artículo. Os animamos a escribir en los comentarios si queréis que hablemos de alguno en concreto.

Wigilia - Cabecera

Wigilia, la Nochebuena polaca

La cena de Nochebuena y el día de Navidad son los dos momentos más importantes de las celebraciones católicas navideñas. La Wigilia polaca es una de las fiestas más características y llena de matices propios de la tradición polaca.

El día 24 comienza con la decoración del árbol de Navidad (Choinka), mientras en España y en muchos países latinoamericanos ya está presente a partir del 8 de diciembre. Aquí suele usarse un árbol natural, ya que se crían en viveros de abetos para evitar la tala de los bosques autóctonos.

Tadeusz_Popiel_Pierwsza_gwiazdka

“Pierwsza Gwiazdka” (Primera estrella), de Tadeusz Popiel. Fuente: Wikimedia.

La Wigilia o Cena de Nochebuena es la principal reunión familiar del año. Aunque en cierto modo muchas familias han relajado las costumbres, aquí hablaremos de esta cena desde el punto tradicional (y a partir de nuestra experiencia personal), pudiendo existir variantes regionales.

La cena comienza cuando aparece la primera estrella, lo que hace que sea mucho más temprano que la colación de Nochebuena española. Esto sirve para conmemorar la visión de la estrella que siguieron los Reyes Magos, quienes acudieron a Belén a adorar al Niño.

El primer ritual antes de comenzar a cenar es partir la oblea (Opłatek). Elaboradas con el mismo pan de las hostias de misa, tienen una forma generalmente rectangular con figuras de la Natividad impresas en ella. La idea de esta bonita tradición es compartir pedacitos de oblea con cada pariente al tiempo que se intercambian buenos deseos, se pide perdón por las ofensas o, simplemente, se reza una oración. El acto de partir el Opłatek se realiza en otros países de la zona como Lituania o Eslovaquia.

En la mesa se disponen tantos platos como comensales haya más uno extra: es el destinado a aquella persona necesitada que no tenga donde celebrar la Nochebuena. Es un constante recordatorio de la hospitalidad polaca. También se suele poner algo de heno debajo del mantel o en un platito en la mesa para recordar que el Hijo de Dios nació en un humilde pesebre.

Soperas en Wigilia

Tradicionalmente, se sirven 12 platos de comida, uno por cada apóstol, con la única condición de que no se sirva carne. Lo normal es que primero estén presentes varios tipos de sopa, como el célebre Barszcz Czerwony, la sopa roja de remolacha en la que flotan las uszki (orejitas), raviolis rellenos de setas, o el barszcz biały grzybowy, elaborado con chapiñones. Las setas y champiñones adquieren gran relevancia en el menú de Wigilia al ser considerados los sustitutos de la carne.

Acto seguido se sirven el resto de platos, entre los que hay pescados como la carpa (karp), el bacalao (dorsz) o los arenques (Śledzie) marinados con cebolla, o acompañados de pimientos, nata, etc. Como curiosidad, durante la época comunista era bastante tipico comprar una carpa viva y tenerla en la bañera con agua hasta la cena de Wigilia. Hoy en día esto ya no se hace en prácticamente ninguna familia.

Comida en Wigilia

También suelen estar presentes los pierogi, un tipo de pasta con forma semicircular que suele contener queso o setas, entre otros muchos posibles rellenos. Otros platos pueden ser krokiety (croquetas), generalmente de gran tamaño y rellenas de setas, aunque también hay ensaladas, ogórki, etc. La comida se sirve acompañada de kompot, una bebida elaborada a partir de frutas y especias. Muchas familias no beben alcohol esa noche, mientras en otras se puede tomar vino y wódka, el excelente vodka polaco.

Al final se sirven diferentes postres dulces, entre los que no faltan los pierniki (galletas de jengibre), sernik (pastel de queso) o los pasteles de amapola como el rollo llamado makowiec.

La cena de Wigilia resulta copiosa, sobrando mucha comida que normalmente se consume en los días siguientes. Cada casa tiene su propia tradición de platos, fruto de la fusión de costumbres de las familias del esposo y la esposa. En el tiempo entre el final de la cena y la medianoche, los niños pueden abrir los regalos que han recibido. Hay que tener en cuenta que los portadores de regalos varían de región en región, pudiendo traerlos el Niño Jesús (Dzieciątko, típico de Silesia), Aniołek (Angelito, el preferido en la mayor parte del país), o Gwiazdor (Hombre Estrella), popular en Poznań, entre otros. Así, los niños tienen en Navidad dos días de regalos, si sumamos el día en que viene  Święty Mikołaj (San Nicolás), en Mikołaiki.

Catedral de Gliwice en Wigilia

A medianoche muchas familias asisten a la Misa del Gallo (Pasterka), generalmente muy solemne, en la que se cantan los tradicionales villancicos o kolędy. ¡Hay que intentar llegar lo antes posible porque la iglesia suele estar tan llena que no quedan sitios libres para sentarse, y la misa puede alargarse dos horas! Merece la pena porque así se tiene algo de tiempo para ver los monumentales choinki (árboles de Navidad) que adornan los templos junto con los Nacimientos típicos (Stajenka).

El dia de Navidad

Al día siguiente, las restricciones alimenticias dejan de existir, por lo que la carne vuelve a aparecer en el menú, especialmente la que se asocia a días festivos, como el pavo, el pato o el ganso. Tanto el día de Navidad como el de San Esteban (26 de diciembre), que en Polonia también es festivo, suelen emplearse en visitar parientes y, en general, en tener un tiempo relajado con familiares y amigos.

Cabecera Sylwester

Sylwester, Nowy Rok i Trzech Króli: Nochevieja, Año Nuevo y Día de Reyes

¿Cómo viven los polacos las ultimas horas del año? ¿La fiesta de los Reyes Magos es popular entre ellos? ¿Comen Roscón de Reyes? En esta entrada os aclaramos estas cuestiones con la que pondremos punto y final a la serie que hemos dedicado a la Navidad en Polonia.

Nochevieja (Sylwester) y Año Nuevo (Nowy Rok)

Szczęśliwego nowego roku es lo que escucharás en las calles de cualquier pueblo o ciudad polaca en Año Nuevo. La celebración de la Nochevieja (Sylwester) difiere mucho de la española. Para empezar, no es necesario que la familia se reúna para cenar, ya que cada cual escoge la fiesta, generalmente con amigos, a la que va a asistir. A las doce de la noche, se brinda con champán (no se toman uvas ni hay cualquier otro tipo de tradición similar) y, acto seguido, comienza el estruendoso lanzamiento de cohetes y fuegos artificiales que iluminan las calles de las ciudades polacas. La noche de fiesta se extiende hasta el amanecer.

C+M+B

Bendiciones escritas con tiza

Relacionado con la llegada de los Reyes Magos, antes de Navidad los sacerdotes polacos suelen recorrer sus parroquias para dibujar con tiza en las puertas de los vecinos que lo soliciten unas letras que a los extranjeros, cuanto menos, nos extrañan: C+M+B o, en otra version, K+M+B, añadiendo el año en el que se está. Se trata de una antiquísima fórmula de bendición que significa Christus Benedicam Mansionem (Cristo bendiga esta casa), y que era también típica de otras tradiciones similares en Europa Occidental, perdidas en la mayoría de los casos, aunque mantenida en algunas regiones como Escocia. Las letras C+M+B tienen un doble significado, ya que también son las iniciales de los tres reyes magos: C (o K o, más raro, G), Caspar  o Kacper (Gaspar); M, Melchior (Melchor); y B, Baltazar (Baltasar). Otras versiones indican que las tres letras podrían simbolizar las frases latinas Cogito Matrimonium Baptesimus (Matrimonio bautizado) o Christus Multorum Benefactor (Cristo benefactor de muchos).

Belén Gliwice

La Epifanía o día de los Reyes Magos (Trzech Króli)

Tradicionalmente conocida en España y en el Mundo hispanohablante como el día de Reyes, la fiesta de Epifanía o de los Tres Reyes (Trzech Króli) se celebra el 6 de enero, aunque en Polonia no fue día festivo hasta 2010.

Pese a que en la noche de reyes no se dan regalos, sí que se está recuperando la cabalgata, si bien en la mayor parte de las ciudades se celebra el mismo dia 6 y no en su víspera. Los niños participan portando coronas o disfrazados y acompañando a los Tres Reyes Magos, que llegan a la ciudad montados en sus camellos. Durante la cabalgata se reparten caramelos y se vive un ambiente realmente festivo. Al finalizar, la mayor parte de las familias asisten a misa, que en dicha jornada se dedica a conmemorar a los misioneros polacos que hay trabajando por todo el mundo.

Durante ese día se come la versión polaca del Roscón de Reyes, el Ciasto Trzech Króli, que, aunque no tiene la forma anular del español ni las frutas escarchadas, sí que tiene escondido en el relleno una almendra o una moneda. ¡Quien la encuentre, será coronado rey!

La fiesta de los Reyes Magos cierra el ciclo de los 12 días de la Navidad, dando paso a la etapa pre-carnaval (Zapusti) que anuncia la Cuaresma y las celebraciones relacionadas con la Pascua. Eso sí… ¡el árbol (choinka) no se quita hasta el 2 de febrero!